Sindicatos de BHP Billiton acusan abusos y precarización laboral

El marte 24 de septiembre culminaron dos días de reuniones entre los representantes sindicales de Chile, Australia, Brasil, Colombia y Perú de la multinacional minera BHP Billiton, quienes congregados en la organización internacional Industriall Global Union se citaron en Santiago para coordinar acciones de denuncia de abusos laborales, precarización del trabajo y prácticas antisindicales por parte del mayor actor privado de la minería nacional.

Terminadas las conversaciones en el Hotel NovaPark, los trabajadores mineros de las distintas sedes de la multinacional compartieron un diagnóstico que habla, sobre todo, del enorme avance de la subcontratación como mecanismo de reducción de costos para la empresa, con la precarización de las condiciones laborales que éste conlleva.

En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, el Presidente Nacional de Industriall Chile, Horacio Fuentes, explicó las cifras que avalan el negativo balance de los trabajadores de la minera australiana.

“En estos dos días que ha durado el encuentro se ha hecho un diagnóstico que es compartido y que da cuenta del actuar de BHP Billiton en cada una de sus faenas a nivel mundial”, indicó el también secretario de la Central Unitaria de Trabajadores.

«En 2018 se recibieron 202 denuncias: 88 fueron por acoso y hostigamiento, y 24 por comportamiento, totalizando el 56 por ciento de las denuncias recibidas ese año»

En términos de subcontratación, las cifras que entrega BHP Billiton hablan por sí solas. El año pasado, 24 mil personas trabajaban para las compañías de la multinacional en Chile. De éstas, sólo un poco más de cinco mil corresponden a personal de planta. El resto, subcontratos.

Según su Informe Anual de Sustentabilidad, en 2018 se recibieron 202 casos a través del canal externo de denuncias que posee la multinacional. De éstas, 88 fueron por acoso y hostigamiento, y 24 por comportamiento, totalizando el 56 por ciento de las denuncias recibidas ese año.

Una cifra notablemente superior a la registrada en 2017, en donde se recibieron 112 casos, casi la mitad, de los cuales 46, es decir, un 39 por ciento, tuvieron que ver con acoso e intimidación.

FUENTE: Diario Universidad de Chile


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *